“Soft skills” para emprender

image_pdfimage_print

Artículo publicado en el Diario Sur con fecha 22/11/2021.

En el mundo actual, las soft skills son cada vez más importantes. Estas se identifican con los talentos, a veces intangibles y no técnicos, que poseen las personas. Tienen que ver con la intuición, la actitud y la capacidad para inspirar o comunicarse con los demás. 

Como vimos en el artículo de la semana pasada, las soft skills son importantes porque nos van a permitir compartir ideas y conectar con otras personas, como, por ejemplo, los clientes o los socios, y, en general, van a servir de palanca para evolucionar el proyecto. 

Como emprendedores, el desarrollo de habilidades sociales puede ser de gran ayuda para alcanzar el éxito, lo que no deja de representar la propia vocación social de las empresas. Veamos, desde esta perspectiva, seis habilidades que son necesarias a la hora de emprender:

  1. Liderazgo. Se trata de motivar a los demás y de ayudarles a encontrar lo mejor que pueden aportar. En este sentido, es importante contar con la capacidad de comprender a las demás personas, puesto que, cuando se conoce a los miembros de la organización y donde encajan mejor, lo más probable es que los podamos situar en el puesto adecuado, lo que nos llevará a construir una mejor empresa.
  2. Trabajo en equipo. Pensemos en nuestra empresa como en un equipo de remo, por ejemplo; si cada uno rema cuando le apetece, ¿qué sucederá? Nos moveremos a destiempo, no avanzaremos. Es esencial saber trabajar con los demás y, para ello, será necesaria una combinación de habilidades sociales para la eficacia del trabajo en equipo. Sin escuchar a los demás no vamos a saber cómo utilizar el capital humano de la empresa e inspirar a las personas para trabajar juntas, de forma que puedan remar con potencia y en la misma dirección. 
  3. Comunicación. Involucra diferentes medios ya que, para obtener los mejores resultados, es importante desarrollar diferentes habilidades de comunicación. Si no compartimos nuestro mensaje de manera efectiva, ya sea escribiendo o dando un discurso, las personas no nos van a entender y, lo más probable, es que no capten nuestra visión.
  4. Resolución de problemas. Como emprendedores vamos a tener que estar preparados para solucionar cualquier tipo de problema que se nos presente. Esto va a requerir que seamos creativos, pero también la disposición de buenas habilidades analíticas. Gracias a esta habilidad, vamos a poder ver en perspectiva, lo que nos va a permitir analizar la situación y evaluarla desde diferentes ángulos. Además, es importante encontrar soluciones diferentes, nunca viene mal tener un plan B o C.
  5. Flexibilidad. ¿Eres capaz de cambiar de dirección? ¿Puedes aprender cosas nuevas? La flexibilidad es una de las habilidades sociales que nos van a ayudar a “sobrevivir” como emprendedores. Si una cosa no funciona, o, incluso, si deja de funcionar, debemos ser lo suficientemente flexibles para probar otras vías. Vivimos en un mundo cada vez más globalizado e interconectado, en el que para poder destacar es necesario innovar: el proceso de pensamiento ágil va a allanar la visión de futuro. 
  6. Gestión del tiempo. Necesitas saber cómo administrar tu tiempo, comprender qué tareas son vitales para la empresa y cuáles son aquellas que se pueden posponer o, muy importante, delegar. Saber cómo usar el tiempo y desarrollar la disciplina para ceñirse a un horario puede ayudar a tomar las mejores decisiones, y a centrarse en aquellas tareas que son fundamentales para la empresa y que no se pueden posponer o delegar.

(*) Edufinet es un proyecto promovido por Unicaja Banco y la Fundación Unicaja.

¿Quieres escribir en nuestro blog?

Estamos abiertos a colaboraciones, cualquier artículo que se quiera publicar nos lo pueden enviar a contacto@edufinet.com.

Los autores seleccionados recibirán un obsequio