¿Qué ha sido de los BRICs?

image_pdfimage_print

“It is time for the world to build better global economic BRICs”1.

El próximo 30 de noviembre se habrán cumplido 20 años desde que Jim O’Neill, por aquel entonces Director Global de Análisis Económico de Goldman Sachs, acuñara el acrónimo “BRICs” en un artículo de análisis sobre el estado de la economía global2, haciendo un juego de palabras en el título del artículo con la palabra inglesa “bricks”, que significa ladrillos, y “BRICs”, que es el acrónimo de las economías emergentes que más estaban despuntando, que eran Brasil, Rusia, India y China.

En el artículo se partía de la tesis de que, para evaluar el peso de las economías a nivel global, era crucial hacer las comparaciones de PIB en términos de paridad del poder adquisitivo (PPA) en lugar de comparar en dólares corrientes. En el artículo se mostraba la siguiente tabla:

Tabla 1: Medida del mundo

Italy1,4043.381,0773.58-0,2057.5318,719

GDP (PPP Weights1); 2000 US$bn Share of World Total (%) (1) GDP (Current proces); 2000 US$bn Share of World Total (%) (2) Difference in Share (1-2) Population (mns)) GPD per capita (Current prices)
United States 9,963 23,98 9,963 33,13 -9,15 281,42 35,401
China 5,230 12.59 1,080 3.59 9.00 1,266.80 852
Japan 3,319 7.79 4,760 15.83 -7.84 126.87 37,515
India 2,104 5.06 474 1.58 3.49 1,002.14 473
Germany 2,082 5.01 1,878 6,25 -1,23 82.02 22,898
France 1,458 3.51 1,289 4.29 -0,78 58.89 21,890
UK 1,425 3.43 1,417 4.71 -1,28 59.50 23,810
Brazil 1,214 2.92 588 1.96 -0.97 167.72 3,507
Russia 1,120 2.70 247 0.82 1.88 145.49 1,696
Canada 903 2.17 699 2.33 -0.15 30.75 22,747
Mexico 890 2.14 574 1.91 0.23 97.36 5,901
Spain 797 1.92 560 1.86 -0.05 39.47 14,190
Korea 770 1.85 457 1.52 0.33 47.27 9,678
Indonesia 696 1.68 154 0.51 1.16 210.49 730
Australia 523 1.26 382 1.27 -0.01 19.16 19,933
Tawain 477 1.15 310 1.03 -0.12 22.32 13,899
Turkey 437 1.05 203 0.67 0.38 67.38 3,007
Thailand 430 1.04 122 0.41 0.63 62.32 1,956
Netherlands 416 1.00 370 1.23 -0.23 15,86 23,334

Fuente: “Building Better Global Economic BRICs”, Global Economics Paper No: 66, Goldman Sachs.

Tras mostrar esta tabla, O’Neill llegaba a la conclusión de que, al comparar el peso relativo de cada economía sobre el total, países como China tendrían un mayor impacto sobre la transmisión de la política monetaria, fiscal y otras políticas económicas. Partiendo de esta idea y, suponiendo que el G7 fuera un foro para coordinar verdaderamente las políticas económicas a nivel global, el autor consideraba que países como China o India deberían estar incluidos en el mismo, tomando como referencia para la inclusión el PIB en paridad del poder adquisitivo, ya que, en aquel momento, las siete principales economías del mundo excluían a Italia y Canadá si se tenía en cuenta dicha variable.

En el artículo citado, O’Neill ofrecía además una estimación del peso de los BRICs en términos de PIB en dólares corrientes y en PPA sobre la economía mundial, basados en 4 escenarios que partían de distintos supuestos3. Los resultados fueron que los BRICs pasarían de representar un 8% del PIB global en dólares constantes en 2001 a un 14,2% en 2011. En PPA, estos porcentajes supondrían pasar de un 23,3% en 2001 a un 27% en 2011.

Pues bien, actualmente el peso relativo del PIB de los BRICs sobre la economía mundial es del 24,29% en dólares corrientes y del 31,05% en PPA4, por lo que puede verse que estos países han continuado en la senda ya predicha por O’Neill, aunque si bien es cierto que con un protagonismo destacado de China sobre el resto5.

Los incrementos antes descritos se deben a factores que estos países han tenido en común como son la demografía, unos costes laborales bajos, la abundancia de recursos naturales, la creación de instituciones cada vez más propensas a apoyar el libre mercado y la competencia y sobre todo el conocimiento de que solo contando con un peso económico adecuado a nivel global es como se puede adquirir influencia a nivel político, lo que ya se ha convertido en una realidad, sobre todo en el caso de China.

No obstante, es preciso reconocer que el acrónimo BRICs, que es lo que nos ocupa en este artículo, ha caído en desuso en los últimos años. Esto es consecuencia de múltiples factores, entre los que se encuentra la pérdida de favor del acrónimo a nivel financiero, el desigual desempeño de los países o la caída en las impresiones en prensa y medios especializados. Aunque también es cierto que tras la crisis financiera de 2007-08 algunos de estos países emergentes perdieron el favor del mercado, restándoles atractivo como receptores de flujos de inversión.

Por ejemplo, un dato curioso es que la propia Goldman Sachs, entidad para la que O’Neill trabajaba, y que auspició la publicación del paper que dio inicio al uso del acrónimo, ya no comercializa ningún fondo de inversión en cuyo nombre comercial se incluya el acrónimo “BRIC” o “BRICS”, confirmando que el acrónimo ha dejado de tener el potencial comercial que años atrás tuvo.

Por el momento, los BRICS6, aunque ya no gozan de la atención mediática que tuvieron, siguen trabajando a nivel geopolítico y financiero. Prueba de ello es el foro internacional que se comenzó a realizar entre estos países en el año 2009 y que todavía continua vigente, habiéndose realizado una edición por año.

Pero quizás, lo más importante de estas cumbres es que han posibilitado que la cooperación entre estos países se estreche y se creen nuevas instituciones de relevancia internacional, como el Nuevo Banco de Desarrollo (New Development Bank), que es un banco fundado en al amparo de la sexta cumbre de los BRICS en 2014 y que tiene por mandato movilizar recursos para posibilitar proyectos de infraestructuras y desarrollo sostenible en los BRICS y otras economías emergentes y en desarrollo7.

Otra de las contribuciones hecha posible por la cooperación entre los BRICS ha sido la creación del Acuerdo de Reservas de Contingencia (Contingent Reserve Arrangement), que es un mecanismo de financiación para atender necesidades a corto plazo.

Aunque el acrónimo BRICS ya prácticamente no se usa en el ámbito financiero, a nivel geopolítico Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica siguen profundizando en el foro que crearon en el año 2009. Lo que comenzó como uno de los muchos acrónimos que surgen constantemente en el ámbito financiero devino en la creación de un poderoso club cuyas decisiones tienen implicaciones a nivel global. Dicho lo cual, no es descartable que más países se acaben uniendo en el futuro.


Autoría de la imagen: Luís Tinoco para El País.

[1] O’Neill, J. (2001): “Building Better Global Economic BRICs”, Global Economics Paper No: 66, Goldman Sachs.
[2] El artículo comentado es el que se reseña en la primera nota al pie de página.
[3] Los supuestos citados se pueden consultar en las páginas 7 y 8 del artículo citado en la primera nota al pie.
[4] Cálculos realizados partiendo de datos del Banco Mundial, con datos de PIB para el año 2020.
[5] En 2020, el peso relativo del PIB chino sobre el mundial es de un 17,38% en dólares corrientes y del 18,3% en PPA.
[6] Se incluye una S haciendo referencia a Sudáfrica, que se incorporó al acrónimo posteriormente, en el año 2010.
[7] Para más información, se recomienda visitar la página web de este banco: www.ndb.int

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Share on print